El tipo de cambio

 
EXTRACTO GRATUITO

Por richard webb-Director del Instituto del Perú de la USMP-Regresa el miedo al alza del dólar, que se suma a otras inseguridades. Estrictamente, la volatilidad cambiaria no había desaparecido del todo, pero el miedo es más un asunto de signos exteriores que de probabilidades matemáticas. Cuando se vive un período de calma sísmica, por ejemplo, nos olvidamos de los terremotos, pero el miedo regresa con fuerza ante el primer temblor. Así, nos estábamos acostumbrando a la buena vida de un dólar disminuido, optando por ahorrar en soles, tomando préstamos en dólares, viajando por el mundo y confundiendo la bonanza de los metales con la competitividad. Recién ahora, cuando llevamos varios meses de encarecimiento del dólar, nos acordamos de la matemática, y recurrimos al concepto del tipo de cambio de equilibrio. Tratando de calmar las aguas, las autoridades apelan a ese cálculo para despejar el temor de un derrumbe asegurando que el precio de las divisas se encontraría donde ?debería estar?. El sustento para ese argumento es un cálculo sofisticado que toma en cuenta sobre todo la evolución de los precios y costos internos, y de la productividad.El problema es que ese cálculo consiste en mirar para atrás. Pero el ?nivel apropiado? de un tipo de cambio no es un asunto del pasado sino del futuro. Mi propia definición del nivel apropiado sería un dólar que asegure una alta tasa de crecimiento de las exportaciones, en especial las no tradicionales, cuya competitividad dependa en gran parte de sus costos. Es cierto que la estadística se limita al pasado, pero, cuando el futuro trae cambios sustanciales, lo que se gana en precisión estadística se pierde en relevancia. Todo indica que el mundo de los próximos diez años será muy diferente al de los últimos diez. Y, en particular, que el futuro será sustancialmente más competitivo que el pasado reciente. El precio ?equilibrio? del pasado, entonces, no necesariamente será el del futuro (realidad que está siendo reconocida por un gran número de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS