Retratos de hombres infames a través de la criminología del arte

AutorCarlos Pérez Vaquero
Cargo del AutorSociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses
Páginas218-223
218
RETRATOS DE HOMBRES INFAMES A TRAVÉS DE LA
CRIMINOLOGÍA DEL ARTE
Carlos Pérez Vaquero
Sociedad Española de
Criminología y Ciencias
Forenses
cpvaquero@gmail.com
España
RESUMEN
El artículo se encarga de mostrar la historia de estos
retratos, mencionando algunos casos similares antes de que
se realizara esta tradición, explica también, el motivo por
el cual debían de ser pintados y la manera en la que serían
usados, además nombra a varios artistas que se encargaban de
realizar esta tarea. También cuenta algunas leyendas en torno
a los pintores de la infamia, así como una peculiar anécdota
en Italia y retrata la manera en la que España realizaba estas
mismas pinturas con una pequeña diferencia.
PALABRAS CLAVE:
Arte violento, Criminología Del Arte,
Medios de comunicación, Proyecciones psicológicas.
INTRODUCCIÓN
Después de atenazarle en el patíbulo para verter por
su cuerpo una mezcla fundida de plomo derretido, aceite
hirviendo, resina de pez y cera, le ataron las extremidades
con sogas a seis caballos que tiraron de su cuerpo hasta
desmembrarlo en pedazos después arrojaron sus despojos al
fuego para consumirlos y aventaron sus cenizas.
La ejecución de Robert François Damiens en París, el 28
de marzo de 1757, fue tan desproporcionada y brutal que su
muerte inició un movimiento social imparable en contra de
aquel truculento espectáculo de infringir torturas a pie de
calle.
Ese modo de entender la justicia penal, utilizando métodos
sádicos y aberrantes, perduró en toda Europa durante la
Edad Media y el Renacimiento: en Inglaterra, se mostraban
las cabezas de los presos decapitados en la Torre de Londres,
clavándolas en picas en el cercano puente sobre el Támesis
en España –además de los autos de fe de la Inquisición– se
regulaba la pena de picota para que los malhechores sufrieran
verguença con el escarmiento público en Valaquia región
histórica al sur de Rumanía), el príncipe Vlad empalaba tanto
a los soldados enemigos capturados en sus guerras como a
los ladrones y traidores, dando origen al mito que el escritor
irlandés Bram Stoker popularizó en su novela Drácula en
Centroeuropa, se ordenaba caminar sobre rejas ardientes
en la tortura de la ordalía y en los Estados Pontiicios a
muchos condenados se les castigaba frente al Capitolio de
Roma, descoyuntándoles las articulaciones (strappare) al
suspenderles en el aire, con los brazos atados a la espalda.
218

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba