El reto para encender nuevos motores

RESUMEN

La política industrial moderna debe ser un 'proceso' de colaboración público-privado. Donde se admite que la implementación es tan importante como el diseño en la política pública.

 
EXTRACTO GRATUITO

Dadas nuestras necesidades de generar buen empleo, tenemos que buscar poner en valor la mayor cantidad de sectores posibles.

En una entrevista en este diario hace algunas semanas, Waldo Mendoza indicó que las políticas transversales sugeridas tanto en el plan de competitividad del MEF como del Consejo Privado de la Competitividad eran una lista genérica sin impacto en el corto plazo. Que en su lugar tienen sentido políticas sectoriales como las que se utilizaron en la minería y en la agroexportación hace algunas décadas. Que ya era hora de perder el miedo y debíamos escoger otros motores.

Los argumentos de Waldo son pertinentes, con dos precisiones.

Primero, dadas nuestras necesidades de generar buen empleo, tenemos que buscar poner en valor la mayor cantidad de sectores posibles. Podemos priorizar tal vez, pero solo secuencialmente.

Segundo, encender nuevos motores requiere de mucho más que escoger un par de sectores y darles beneficios. El mayor reto está en la ejecución.

Me explico. Será muy difícil replicar (en velocidad y dimensión) el éxito agroexportador en el corto plazo. El boom fue el resultado de la confluencia de condiciones naturales muy favorables (climáticos y estar cerca a puertos), una demanda creciente por productos frescos en el hemisferio norte y político publicas que venían de atrás (como proyectos de irrigación tipo Chavimochic, la inversión del US AID para promover el espárrago, la creación y fortalecimiento del Senasa). La ley de Promoción Agraria ayudó a que esas condiciones favorables resulten en un boom que es caso de estudio en América Latina.

En lugar de pensar en un par de motores adicionales, debemos buscar encender todos los posibles y aprovechar más los existentes. Si no, no nos va a alcanzar.

Generamos muy poco empleo.

No duplicaremos nuestras agroexportaciones sembrando más arándanos en la Libertad.

Además de renovar la ley de promoción agraria, necesitamos recuperar el Senasa, hacer algo con el INIA (sobre todo para los más pequeños). Y necesitamos Majes II. Al estar en un piso ecológico tan distinto nos permitiría producir otros cultivos y en distintos meses.

Es como estar en Uruguay, solo que mejor.

Y debemos ser mucho más ambiciosos con la generación de capacidades. En minería, el Perú debería ser un centro mundial de I+D, de empresas de servicios mineros y de maquinaria. Algo está ocurriendo, pero a pequeña escala. En agroexportación necesitamos más servicios intensivos en conocimientos (incluida...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA