Sobre la pobreza cultural de una práctica (judicial) sin teoría

AutorPerfecto Andrés Ibáñez
Páginas111-126
Sobre la pobreza cultural de una práctica
(judicial) sin teoría
On the cultural poverty of a (judicial) practice without
theory
PERFECTO ANDRÉS IBÁÑEZ*
Tribunal Supremo de España
Resumen: El modelo tradicional de formación inicial de jueces para el
desempeño del rol, en España, pero no solo, se ha cifrado y se cifra en la
asimilación mecánica de todo un cúmulo de nociones estereotipadas
relativas a las diversas disciplinas. Se trata de un bagaje que, por su carácter
desproblematizador, no se ajusta en absoluto al perfil de los modernos
ordenamientos constitucionales complejos, dotados de distintos niveles y, con
frecuencia, internamente conflictivos y cambiantes; y menos a su práctica.
Pero responde, en cambio, al histórico tipo de juez del modelo napoleónico,
longa manu del poder en acto más que garante de derechos, tendencial
aplicador mecánico. La alternativa a esta clase de formación estaría en otra
que incorporase a un buen conocimiento operativo del derecho positivo
en su ser actual y realmente vigente, una formación teórico-filosófica en la
línea sugerida una vez por Manuel Sacristán, como «un nivel de ejercicio
del pensamiento» a partir de y sobre el específico campo temático y de la
actividad propia de tal clase de operadores.
Palabras clave: capacidad crítica y autocrítica, selección y formación inicial
de jueces, «juez fonográfico», corrupción política, positivismo ideológico,
prueba, quaestio facti, quaestio iuri, libre convicción, Estado Constitucional de
Derecho, jurisprudencia
Abstract: The traditional model of initial training of judges in Spain and
in other countries has been focused, and is still focused, on the mechanical
digestion of a pile of stereotyped notions related to several legal subjects.
This knowledge is presented with no references to specific legal disputes and
does not meet at all, neither the profile of modern complex constitutional
legal systems consisting of several levels, internally changing and conflicting;
nor the practice of those systems. It does correspond, however, the historical
model of the Napoleonic judge, who tends to act as a mechanical enforcer
of the law and the longa manu of the real power rather than guardian of the
citizens’ basic rights. The alternative to this kind of judicial training would
be a system of training incorporating a high quality operative knowledge of
the positive law actually in force, together with a theoretical-philosophical
training in line with the suggestions made by Manuel Sacristán of «a level of
exercise of thinking» based on the specific field and activity inherent to that
group of legal practitioners.
* Magistrado Emérito de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de España, y director de Jueces para
la Democracia. Información y debate.
Código ORCID: 0000-0003-2009-7949. Correo electrónico: peanib@gmail.com
N° 79, 2017
pp. 111-126
https://doi.org/10.18800/derechopucp.201702.006
PERFECTO ANDRÉS IBÁÑEZ
112
Derecho PUCP, N° 79, 2017 / ISSN 0251-3420
Keywords: critical ability and self-criticism, selection and initial training of
judges, «phonographic judge», political corruption, ideological positivism,
evidence, quaestio facti, quaestio iuris, free assessment of evidence,
constitutional rule of law State, case-law
CONTENIDO: I. UNA INFRACULTURAL CULTURA PARA EL EJERCICIO DE
LA JURISDICCIÓN.– II. TRADICIONAL MALTRATAMIENTO DE LA QUAESTIO
FACTI.– III. LA EXPANSIÓN DE LOS MÁRGENES DE LA APLICACIÓN
JUDICIAL DEL DERECHO.– IV. UNA JURISPRUDENCIA MENOS DE VÉRTICE
Y MÁS CORAL.– V. POR LA RACIONAL INTEGRACIÓN DE UNA TEORÍA CON
PRÁCTICA Y UNA PRÁCTICA CON TEORÍA.
I. UNA INFRACULTURAL CULTURA PARA EL EJERCICIO
DE LA JURISDICCIÓN
Hace ya muchos años, Manuel Sacristán (1968, pp. 33-34 y 7-8)
escribió un interesantísimo y polémico pamphlet, en el que abogaba
por un «filosofar […] pobre y desnudo, sin apoy[o] en secciones que
expidan títulos burocráticamente útiles, sin encarnarse en asignaturas
de aprobado necesario para abrir bufete». Pretendía, de este modo,
«borrar la idea falsa de que la filosofía sea un cuerpo sistemático de
conocimiento sustantivo comparable con el de cualquier teoría», al
entender que «es más bien un nivel de ejercicio del pensamiento a partir
de cualquier campo temático» (1968, pp. 33-34); destinado a promover
«la agudización de la capacidad crítica del estudioso y el robustecimiento
de su capacidad de entenderse en el mundo, de aclararse sus propios
condicionamientos, su hacer y los objetivos que dan sentido a su
conducta y, consiguientemente, a sus conocimientos positivos […].
Todo lo cual podría decirse más brevemente llamando a este segundo
efecto potencial de la orientación filosófica agudización de la capacidad
de autocrítica». De este planteamiento de índole teórica, más bien
metateórica, tendrían que seguirse, en el esquema del autor, importantes
consecuencias en lo relativo a la articulación u organización académica
de la impartición de los correspondientes saberes.
No es mi propósito discutir aquí, precisamente, este asunto, aunque sí
diré que la propuesta de Sacristán me pareció y me parece muy sugestiva.
Lo que me interesa es discurrir brevemente sobre un efecto o resultado
de la tradicional formación canónica de los jueces (desde luego en
España, pero no solo), la cual discurre de espaldas a ese paradigma y que
muy bien podría tener como antecedente causal la conciencia de que
algún filosofar sobre el derecho y su práctica, del género del postulado
por Sacristán, podría producir en ellos un efecto —el de la agudización
de la capacidad crítica y autocrítica— sin duda perturbador desde el
punto de vista del papel social y político, también tradicionalmente,

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR