Perú: donde el ser humano es un medio y no un fin (el caso de los centros penitenciarios)

AutorComité Editorial Comité Editorial
Páginas249-262
249
foro jurídico
Perú: donde el ser humano es un medio y no un n (el
caso de los centros penitenciarios)
Comisión de Investigaciones de la Asociación Civil Foro Académico
I. INTRODUCCIÓN
Tuvieron que pasar dos guerras mundiales1
sobre el respeto ya que los derechos fundamentales y la dignidad del ser humano. Nunca más el hombre sería tratado

y el respeto de su dignidad actualmente son tema de conocimiento público, campañas de concientización social, ca-
pacitaciones, cursos, programas, conversatorios, mesas de debate, etc.
Sin embargo, aún entre defensores y promotores, son pocos los que reposan sus ojos en los que no pueden alzar
su voz públicamente para reclamar y defender los derechos de los cuales son constantemente despojados: Los
internos penitenciarios.
En la realidad peruana, la pena por la comisión del delito no solo implica la restricción de la libertad y la supre-
-
rrollo del preso. En el Perú, el que delinque, además de perder la libertad de desplazamiento, pierde la calidad de
ser humano. El centro penitenciario ideado para rehabilitar al delincuente termina siendo un depósito de carne
humana.
A juicio de muchos, esto puede considerarse como una denuncia escandalosa; hablar de actos inhumanos en
tiempos de humanización de todas y cada una de las acciones del hombre se catalogaría como ignorancia. Pero,
justamente porque no lo ignoramos, porque somos conscientes de esa situación, el reproche es aún mayor. En
los penales encontramos seres humanos, que transcurren sus días en espacios en condiciones penosas, donde
miles comen lo de cientos y no reciben una mínima asistencia para lograr su rehabilitación y posterior reinser-
ción a la sociedad. Decir la verdad se vuelve una necesidad imperante.
Vivimos en una sociedad lamentable, en donde los ciudadanos y el Estado (ilustre garantizador de la paz social
y defensor acérrimo de los derechos humanos) tienen una postura completamente indiferente. La situación en
las cárceles peruanas cada vez es más deplorable, lo cual se corroborará más adelante.
1 Sólo en la segunda guerra mundial según F. W. Putzger: 
bandos murieron 55 100 millones de personas.
“(…) el conocido caso del Centro Penitencia-
rio de Challapalca, (…), el cual fue materia
de una recomendación formulada por la Corte
Interamericana de Derechos Humanos (…)”

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba