La imputación objetiva en el tráfico vehicular

AutorRomario Juan Francisco Ramírez Arévalo
CargoAbogado por la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo. Abogado de la Clínica Jurídica en Materia Penal y Procesal Penal USAT y Asistente Académico del Centro para la Investigacio?n y Mejora de la Calidad en el Servicio de la Administración de Justicia (CIDAJ).
Páginas340-357
Página 340
IUS
Especial en materia penal y procesal penal
ISSN2222 -9655
IUS, Año IV N° 08 agosto - diciembre 2014
LA IMPUTACIÓN OBJETIVA EN EL TRÁFICO VEHICULAR
Romario Juan Francisco Ramírez Arévalo
RESUMEN
El riesgo es característico de una sociedad moderna. Este tipo de sociedad acepta para su
evolución sucesos como los accidentes de tránsito. Sin embargo, muchos de estos accidentes
no dependen solo de alguno de los intervi nientes, sino de ambos. El presente artículo aporta a
la dogmática penal una solución más acertada sobre el conflicto o concurrencia de criterios de
imputación objetiva tales como la creación del riesgo no permitido y la autopuesta en peligro
de la víctima. Visto desde el plano de una sociedad estructural funcional y de la competencia
de la víctima, el autor propone una nueva forma de solución, la atipicidad y exclusión de
responsabilidad penal a qui en creó el riesgo cuando existe un actuar indebido, exagerado y
vulnerando sus deberes de autoprotección por parte de la víctima.
PALABRAS CLAVES
Creación de riesgo no permitido / Autopuesta en peligro de la víctima / Concurrencia de
culpas / Principio de Autorresponsabilidad.
SUMARIO
I. Consideraciones generales. II. Criterios de imputación objetiva. 2.1. Creación de Riesgo No
Permitido. A. El hombre “pru dente”. B. El hombre en un mundo de ri esgos permitidos.
C. Creación de Riesgo No Permitido y jurídicamente desaprobado. 2.2. Autopuesta en peligro
de la víctima. III. El tráfico vehicular. IV. Conclusiones.
Abogado por la U niversidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo . Abogado de la Clínica Jurídica en Materia Penal
y Procesal Penal USAT y Asistente Académico del Centro para la Investigación y Mejora de la Calidad en el Servicio
de la Administración de Justicia (CIDAJ).
Revista de Investigación Jurídica
Página 341
IUS Especial en materia penal y procesal penal
ISSN2222 -9655
I. Introducción
El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) registró alrededor de 24 342
accidentes de tránsito a escala nacional solo en el primer trimestre del año 2013. El
incremento de fallecidos y lesiones causadas a los agraviados no es un tema aparte. Muchas de
las causas de estos accidentes se deben a la imprudencia del conductor y algunas otras del
peatón.
El peatón que cruza intempestivamente una carretera panamericana y fallece tras un impacto
de un automóvil, o aquel que maneja una bicicleta en estado de ebriedad y es atropellado por
otro au to, o el fallecido conductor quien al momento del accidente no tenía las luces
encendidas del auto e iba contra la vía son casos que la dogmática penal ha resuelto a través
de la competencia de la víctima; sin embargo, la problemática surge cuando además de la
imprudencia del lesionado contribuye a la realización del hecho un tercero. ¿Puede ser
responsable éste por el hecho? ¿Su comportamiento es típico y debe ser responsable por
homicidio imprudente?
Es precisamente la importancia de esta investigación quien a partir de ideas de imputación
objetiva dará una solución al problema.
II. Criterios de imputación objetiva
La dogmática penal es clara cuando trata esta herramienta del Derecho penal y señala como
criterios ya establecidos de la imputación objetiva al riesgo no permitido, la competencia de la
víctima, la prohibición de regreso y el principio de confianza; pero para efectos de dar
respuesta a la pregunta planteada solo se revisarán los dos primeros.
2.1 Creación de Riesgo No Permitido
Roxin quien sin duda es el máximo representante de una perceptiva de la imputación objetiva
vinculada al riesgo refiere que “un resultado causado por el sujeto que actúa solo, debe ser
imputado al causante como su obra y solo cumple el tipo objetivo cuando el comportamiento
del autor haya creado un riesgo no permitido para el objeto de acción (1), cuando el riesgo se
IUS, Año IV N° 08 agosto - diciembre 2014

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR