Hacia un test para determinar la responsabilidad objetiva en el sistema de responsabilidad civil extracontractual

AutorGuido Calabresi - Jon T. Hirschoff
Cargo del AutorProfesor Emerito y ex Decano de la Escuela de Derecho de la Universidad de Yale - Assistant Professor of Law, Indiana University School of Law, A.B. 1963, Stanford University; J.D. 1967, Yale University.
Páginas231-265
HACIA UN TEST PARA DETERMINAR LA RESPONSABILIDAD OBJETIVA 231
Hacia un test pa ra d eter minar la responsabilidad objetiva en el siste ma
de responsabilidad civil extracontractual* **
Coautoría con Jon T. Hirschoff***
1. INTRODUCCIÓN
A
los quince años de que Fleming James lanzara la pregunta referida a si los
fabricantes debían ser res ponsables sin negligencia1, se ha visto una expan-
sión notable en el alcance de la responsabilidad objetiva en el sistema de res-
ponsabilidad civil extracontractual; a pesar de que las cortes han sido los líderes
de esta tendencia, se han visto constantemente en pro blemas por la pregunta
de qué tanto debe extenderse la responsabilidad objetiva dentro de las áreas en
las que está siendo aplicada2. Mientras que, por ejem pl o, ha sido an unciada de
* Artículo publicado en la Revista de Derecho Themis 44 en el año 2002.
** Traducido por Fernando Hurtado de Mendoza, bajo la supervisión del doctor José Chia-
rella, a quien le agradecemos su colaboración. Agradecemos también al doctor Alfredo
Bullard por facilitarnos el presente artículo para su publicación. Publicado en The Yale
Law Journal, vol. 81, N. °6, 1972, bajo el título “Toward a Test for Strict Liability in Torts”.
*** Assistant Professor of Law, Indiana University School of Law, A.B. 1963, Stanford Uni-
versity; J.D. 1967, Yale University.
1 JAMES, “General Products-Should Manufacturers Be Liable Without Negligence?”, en
Tenn. L. Rev., N.º 24, 1957, pp. 923-924. Ver también JAMES, “Product Liability”, en Texas
L. Rev., N.º 34, 1955, pp. 44, 192.
2 Ver, por ejemplo, Wasik v. Borg, 423 F2.d 44 (2d. Cir. 1970); Lamendola v. Mizell, 11 5 N.J.
Super. 514, 280 A.2d 241 (1971); Foster vs. Presten Mill Co., 44 Wash.2d 440, 268 P.2d 645
(1954). Ver también JAMES, “The Future of Negligence in Accident Law”, en Va. Law
Review, N.º 53, 1967, p. 911; KALVEN. “Torts: The Quest for Appropriate Standards”, en
Calif. Law Review, 1965, p. 189 y PROSSER, “The Fall of the Citadel - Strict Liability to the
Consumer”, en Minn. Law Review, N.º 50, 196, p.791.
A partir de la redacción de este artículo hemos leído el excelente artículo del Profesor
Franklin, en el cual analiza la aplicación de varias teorías de responsabilidad en los casos
de reclamos de pacientes que padecen de hepatitis como resultado de transfusiones de
sangre. FRANKLIN, “Tort Liability for Hepatitis: An Analysis and a Proposal”, en Stan. Law
Review, N.º 24, 1972, p. 439. El test para responsabilidad objetiva que sugerimos en el pre-
sente artículo analiza extensamente los mismos tipos de consideraciones prácticas que el
UN VISTASO A LA CATEDRAL
232
jurisdicción en jurisdic ción3 la responsabilidad objetiva del fabricante por de-
fectos en los productos, en muchas ju risdicciones esto ha llevado simple men-
te a una serie de preguntas respecto de la definición de defecto y de cómo la
responsabilidad por un defecto se relaciona con (a) qué tan adecuadas son
las advertencias, (b) uso inapropiado o inesperado, (c) asunción del riesgo
e, incluso, (d) negligencia concurrente4. Y esto no es para nada sorprendente.
La responsabilidad objetiva nunca ha significado que la parte declarada
objetivamente responsable deba ser un asegurador general de la víctima,
sin importar cómo o dónde la víctima ha sido agraviada. El aseguramiento
general no ha s ido la regla en los casos clásicos de responsabilidad objeti va,
tales como actividades altamente riesgosas, o en casos de obligaciones lega-
les, tales com o compensa ciones a los trabajadores, y no es la regla en instancias
de aplicación reciente, tales como la responsabilidad por productos5. Las
preguntas que ahora se hacen las cortes (y que también les son hechas) en las
nuevas área s de aplica ción, como responsabilidad por productos, incluyen la
misma cues tión elemental q ue tenían preguntas igualmente complejas afronta-
das en áreas tradicionales de la responsabilidad objetiva, las cuales eran expre-
sadas en términos tales como uso normal o anormal y surgiendo fuera de y dentro
del curso de la relación laboral. La cuestión está en saber donde debe detenerse la
responsabilidad objetiva.
A pesar del reconocimiento de las cortes acerca de que la responsabilidad
      
tratar de describir los límites. De hecho, en muchas ocasiones sus esfuerzos
profesor Franklin considera al concluir que los hospitales y los bancos de sangre deberían
ser responsables objetivamente por los casos de hepatitis vinculados a las transfusione s
de sangre.
3 Ver FRUMER, L. & M. FRIED MAN, “Products Liability”, 16A (3), N. º2, 1970.
4 Ver, por ejemplo, con relación a qué tan adecuadas son las advertencias, Alman Brothers
Farm & Feed Mill, Inc. vs Diamond Laboratories, Inc. 437 F.2D 1295, 1303 (5 Cir. 1971);
Davis v. Wyeth Laboratories, Inc. 399 F.2d 121 (9 Cir. 1968); Wright v. Carter Products, Inc.,
244 F.2d 53, at 56-59 (2d Cir. 1957); en cuanto al uso inapropiado o inesperado, Hardy
v. Hull Corporation, 466 F.2d 34 (9 Cir. 1971); Schemel v. General Motors Corporation, 384
F.2d 802 (7 Cir. 1967); Johnson vs. Standard Brands Paint Co., 274 Cal. App. 2d 331, 79 Cal.
Rptr. 194(1969); en cuanto a la asunción del riesgo, Greco vs. Bucciconi Engineering Co.,
407 F2.d 87 (3 Cir. 1969); Sperling v. Match, 10 Cal. App.3d 54, 88 Cal. Rptr. 704 (1970);
Bartkewich v. Billinger, 432 Pa. 351, 247 A.2d 603 (1968); y en cuanto a negligencia concu-
rrente, Friedman v. General Motors Corp., 411 F.2d 533 (3d Cir. 1969); Matthias v. Lehn &
Fink Products Corp., 70 Wash.2d 541, 424 p.2d 284 (1967).
5 Ver, en cuanto a actividades altamente riesgosas, PROSSER, W., “The Law of Torts”, 4ta.
ed., 1971, p. 570; en cuanto a compensación de trabajadores, HARPER, S., “The Law of
Workers Compensation”, 2da. ed., 1920, p.470; y en cuanto a responsabilidad por pro-
ductos, por ejemplo, Suvada v. White Motor Co., 32 I11, 2d 612, 210 N.E.2d 182 (1965); Elliott
v. Lachance, 109 N.H. 481, 256 A.2d 1 53, 1 56 (1969); Dippel v. Sciano, 37 Wis.2d 443, 451, 1
55 N.W.2d 55 (1967).
HACIA UN TEST PARA DETERMINAR LA RESPONSABILIDAD OBJETIVA 233
para responder a las preguntas plantea das en los casos de responsabilidad obje-
tiva pare cen degenerarse, ya sea en disputas semánticas sin sentido o en in tentos
de equilibrar los costos del accidente contra los costos de evitar el mismo6; a
pesar de que este último acercamiento se asemeja extremadamente al mismísi-
mo cálculo de la negligencia, o al Learned Hand Test por culpa, aquél que la
responsabilidad objetiva debía reemplazar.
Los límites de la responsabilidad objetiva pueden, sin embargo, ser
           
preguntándo se son sumamente relevantes para tales límites, y la responsabili-
dad objetiva delimitada de esa manera es muy diferente del cálculo de la ne-
gligencia, o del Learned Hand Test por culpa. El análisis de los límites de la res-
ponsabilidad objetiva en conjunto con un test sugerido para determinar dicha
responsabilidad obje tiva permitirá, creemos, dar una idea tanto del cálculo de la
negligencia como de su crítica creciente.
2. CONSIDERANDO EL LEARNED HAND TEST
El Learned Hand Test-
do como una función con tres variables: (1) la probabilidad de que el acciden-
te ocurra, (2) la magnitud del daño que sería sufrido si el accidente ocurre, y (3)
la carga de precauciones adecuadas para prevenir tales accidentes7. Si el costo en
que incurriría el demandado para evitar el acciden t e hubiese si do menor que el
costo del accidente, multiplicado por la probabilidad de su ocurrencia, la con-
8.
Para el propósito de las primeras partes de esta discusión, asumiremos que el
test tradicional para culpa, tal como es expresado en la fórmula de Learned Hand, fue
diseña do para hacer aquello para lo que el Profesor Posner dice qu e fue diseñado9,
esto es, minim izar la suma de los costos de los accidentes y de los costos incurridos
6 Ver Pike v. Frank G. Hough Co., 2 Cal.3d 465, 467 P.2d 229, 85 Cal. Rptr. 629 (1970); Christof-
ferson v. Kaiser Foundation Hospitals, 15 Cal. App 3d 75, 92 Cal. Rptr. 825 (1971); Dunham
v. Vaughan & Bushnell Mfg. Co. 86 111. App. 2d 315, 327, 229 N.E.2d 684, 690 (1967); cfr.
Sanders v. Western Auto Supply Co., 183 S.E.2d 321 (S.Car. 1971). Ver también WADE, “Strict
Tort Liability of Manufacturers”, en SW. Law Journal, N. º19, 1965, p. 5.
7 Conway vs. O’Brien, 111 F.2d 611, 61 2 (2d Cir. 1940), 312 
Towing Co., 159 F.2d 169 (2d Cir. 1947)
8 Quizás anticipando lo que otros harían en nombre de su test, el Juez Hand advirtió que
“[los tres elementos del test] son prácticamente no susceptibles de ningún estimado
cuantitativo, y los otros dos generalmente no lo son, ni siquiera teóricamente”. Conway
v. O’Brien, 111F.2d 611, 612 (2d Cir. 1940). Ver también Moisan v. Loftus, 178 F.2d 148
(2d Cir.1949).
9 POSNER, “A Theory of Negligence”, en J. Legal Stud., N. º1, 1972, p.29 (en adelante citado
como POSNER).

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba