Filosofía criminológica. Dos respuestas críticas al crimen

AutorMario Antonio Vásquez Cohello
Cargo del AutorUniversidad de San Martín de Porres
Páginas118-126
118118
FILOSOFÍA CRIMINOLÓGICA. DOS RESPUESTAS
CRÍTICAS AL CRIMEN
Mario Antonio Vásquez
Cohello
Universidad de San Martín de
Porres
mvasquez1@usmp.pe
Perú
RESUMEN
El objetivo de este artículo es presentar una relexión
ilosóica sobre el crimen desde el punto de vista de dos
ilósofos contemporáneos y vigentes Jurgen Habermas y
Jaques Derrida. Ambos presenciaron con horror el ataque a
las Torres Gemelas en la ciudad de New York. Es conocido, por
ejemplo, que Habermas se encontraba en los Estados Unidos
en el momento del atentado en 2001, y que, como otros
ciudadanos en dicho país, no pudo abordar un avión hasta que
las autoridades permitiesen despegar vuelos. La realidad de
Derrida, sin embargo, no lo excluye, junto a Habermas, de llevar
a cabo una relexión obligada y necesaria desde la ilosoía que
nos permite repensar nuestra modernidad tomando como
punto de referencia un acto terroríico y monstruoso Es por
ello que Giovanna Borradori aborda a ambos ilósofos que
proponen reconsiderar el valor y papel de la comunicación y
la necesidad de incluir al otro en la formación de mi identidad.
Las intervenciones de ambos ilósofos están complementadas
por el académico norteamericano Roy Brand y su discurso
ilosóico sobre el terror tomando como eje central las propias
relexiones de los dos ilósofos arriba mencionados
PALABRAS CLAVE:
Comunicación Dogmatismo Filosoía
Modernidad, Terror.
INTRODUCCIÓN
Algunas de las preguntas más contundentes y clásicas que
esgrime la ilosoía desde los pensadores griegos hasta la
actualidad, están asociadas de alguna manera, a la compleja
realidad social que vivimos y que da cuenta de binomios
conocidos: bien-mal, justicia-injusticia, vida-muerte, paz-
guerra, etc. Y todo ello no son meras suposiciones maniqueas,
que podríamos responder con ligereza, sino que exigen, por
parte del pensador, un trasfondo subyacente a las acciones
humanas y que guardan constante relación con la cotidianidad
que a veces pretendemos olvidar o no mirar, pues hemos
preferido no relexionar o simplemente decir que todo forma
parte de la cultura humana.
Por tal razón proponemos, en este artículo, responder a una
inquietud criminológica partiendo de un hecho relativamente
reciente, repudiable y televisado para todos los ciudadanos
del mundo: el ataque a las Torres Gemelas en la ciudad de New
York el 11 de setiembre de 2001.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba