Criminología de los derechos humanos. Desiderata para la prevención y control de la criminalidad

AutorGino Ríos Patio
Cargo del AutorUniversidad de San Martín de Porres
Páginas61-86
CRIMINOLOGÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS.
DESIDERATA PARA LA PREVENCIÓN Y CONTROL DE
LA CRIMINALIDAD
Gino Ríos Patio
Universidad de San Martín de
Porres
griosp@usmp.pe
Perú
RESUMEN
El presente artículo se ocupa de los derechos humanos
y la criminología, como base fundamental de una política
criminológica eicaz para la prevención el control y la
reducción de la criminalidad que azota nuestra realidad e
inunda de inseguridad la vida diaria, poniendo en evidencia
el incumplimiento de los ines del Estado Los objetivos
del estudio consisten en demostrar la necesidad de que
los derechos humanos sean la fuente de la criminología
comprobar que el programa constitucional criminológico no
tiene un relejo iel en la realidad en la que se privilegia la pena
por la venganza al daño inligido con el delito reiterar que la
educación es el único instrumento capaz de transformar al
hombre y, consecuentemente, a la sociedad para que el control
social sea horizontal y no autoritario ni vertical e insistir en
lo que el autor viene expresando en varios de sus ensayos,
respecto a que la política criminológica que existe actualmente
es predominantemente penal y, por ello, inidónea para hacer
frente a una criminalidad en desestabilizadora tendencia
creciente. Las conclusiones a las que arriba el autor consisten
en que la única solución al álgido problema de criminalidad
que nos afecta gravemente en la sociedad peruana es el
diseño de una política criminológica eicaz que acometa en las
raíces estructurales del problema, para lo cual es necesario
hacer uso de la ciencia criminológica más que del derecho
penal, para no perder tiempo en castigar irrazonablemente
perdiendo la oportunidad histórica de reeducar al hombre y
para ello debe programarse la enseñanza de la criminología y
de los derechos humanos desde la educación inicial hasta la
educación superior para ir formando progresivamente a los
miembros del colectivo social en la construcción de una ética
privada y pública compatible con la dignidad humana.
PALABRAS CLAVE:
Criminalidad, Criminología, Derechos
humanos, Educación, Fines del estado, Libertad.
INTRODUCCIÓN
El Perú es el país de América Latina con la mayor tasa de
víctimas de la delincuencia. Así lo revela el Barómetro de las
Américas 2014, presentado el 03 de agosto de 2015 en la sede
del Instituto de Estudios Peruanos (IEP). De acuerdo a este
trabajo del Proyecto de Opinión Pública de América Latina
(LAPOP), el 30,6% de los ciudadanos peruanos ha sido víctima
de al menos un acto delincuencial durante el año 2014. El
promedio para la región es de 17,3%. El especialista Carlos
Basombrío subraya que si bien el Perú tiene la más alta tasa
61
GINO RÍOS PATIO
62
de victimización por delincuencia, no lo tiene
por robos en el vecindario (sexto con 57,5%),
extorsión o chantaje en el vecindario (décimo
cuarto con 9,1%) o asesinatos en el vecindario
(décimo sexto con 14,7%).
Por otro lado, según la encuesta realizada
por Datum Internacional S.A., la sensación de
inseguridad percibida en las calles de Lima es
de 96% y en todo el país de 87%. El nivel de
conianza es del  y el margen de error de
+/- 2.8%.
Como se podrá apreciar fácilmente,
tal situación es asaz negativa para la vida
nacional en su conjunto y la vida de los
habitantes individualmente considerados,
por cuanto no es posible desarrollar las
actividades y quehaceres cotidianos ni
proyectar progresos de vida cuando existe el
riesgo de sufrir daño ísico psíquico y moral
al ser víctimas de la criminalidad. En este
contexto, se comprenderá que el Estado no
cumple cabalmente sus funciones en orden
al logro de sus ines esenciales como son
el bienestar general y la seguridad integral,
conceptos indisolublemente vinculados e
interdependientes, y que apuntan al bien
común como in supremo del Estado
El problema es, actualmente, el clima
de inseguridad general causado por los
altos índices de criminalidad y victimidad
existentes, que perturban la consecución
planiicada de los niveles de desarrollo
compatibles con la dignidad humana en todos
los estratos sociales, como consecuencia de
que no se afronta el problema con los medios
idóneos para solucionarlo, sino que se insiste
con un sistema penal que ha demostrado
históricamente no ser útil por una serie de
carencias y deiciencias estructurales que van
desde su extemporaneidad maniiesta hasta
su carácter retributivo y vengativo. Sobre este
particular, el autor, el Centro de Estudios en
Criminología de la Universidad de San Martín
de Porres, cuyo Presidente es el autor, se ha
pronunciado públicamente.
Los objetivos del presente artículo están
dirigidos a acreditar que los postulados
constitucionales relativos a la política penal
y la política criminológica, no son satisfechos
por la legislación penal demostrar la
necesidad de que los derechos humanos
deben ser la fuente de la criminología para
que la política criminológica sirva mejor a
su inalidad insistir en que la educación es
el principal medio idóneo para convertir al
hombre e instar en que el sistema penal no es
un instrumento por solo eicaz para que el
Estado afronte la tarea de prevenir, controlar y
reducir la criminalidad.
A lo largo del trabajo, se irá exponiendo los
hechos y razones que sostienen lo airmado
en el planteamiento del problema, y se
analizarán a la luz del marco constitucional.
Así, en el capítulo primero se desarrollarán
aspectos teóricos de los derechos humanos
y los desaíos actuales que comportan En el
segundo capítulo, se desenvolverán los tópicos
más importantes de la ciencia criminológica,
los mismos que se relacionarán con las
respectivas escuelas de política criminológica
en el capítulo tercero. Con este marco
doctrinario, en el capítulo quinto se vincularán
con los ines del Estado y en el capítulo sexto se
explicará cómo la educación se puede convertir
en un medio útil para contrarrestar la actual
situación de inseguridad y criminalidad que se
expone en el capítulo sétimo para inalmente
arribar en el capítulo octavo a conclusiones y
recomendaciones.
LOS DERECHOS HUMANOS
¿Derechos humanos?
Anónimo.
Origen y fundamento
La acepción subjetiva del término derecho
indica que es la facultad, potestad o atributo
para hacer, no hacer u ordenar o impedir que se
haga o no algo. Al agregar el sustantivo humanos
y construir el término derechos humanos,
aparece la noción de aquellas facultades o
potestades que tiene el ser humano por el
hecho de ser tal, es decir, aquellas que posee
por naturaleza, ab initio, que le son ínsitos,
tales como la vida, la libertad, la integridad, la
igualdad, entre otros.
En ese sentido, el origen de los derechos
humanos se remonta al acto de la creación del

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba