Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala Civil Permanente de 21 de Enero de 2010 (Expediente: 005097-2008)

Fecha de Resolución21 de Enero de 2010
EmisorSala Civil Permanente
MateriaCONTENCIOSO ADMINISTRATIVO
ProcedimientoAPELACION

Lima, catorce de enero de dos mil diez.-

VISTOS; con el expediente administrativo; de conformidad con lo opinado por la Fiscal Supremo en lo Civil, remitido el siete de abril de dos mil nueve; por sus fundamentos; y

CONSIDERANDO

además:

PRIMERO

- Que, viene en grado de apelación, por el demandante y por el representante del EFG BANK, antes EFG Private Bank Sociedad Anónima, en su calidad de litisconsorte incorporado al proceso, la sentencia -

Resolución

número cuarenta y cuatro, corriente de fojas quinientos nueve a quinientos diecinueve del Cuaderno Principal, dictada por la Sala Transitoria Especializada en lo Contencioso Administrativo de la Corte Superior de Justicia de Lima, el doce de junio de dos mil ocho, que declara infundada la demanda obrante de fojas cuarenta y siete a setenta, interpuesta el diez de diciembre de dos mil tres, por don H.C.G., sobre nulidad de la

Resolución

Administrativa número 1315-2003, expedida por la Superintendencia de Banca y Seguros, el diez de setiembre de dos mil tres.

SEGUNDO

- Que, en el presente caso, del tenor de la solicitud corriente de fojas cuatro a seis, presentada ante la Superintendencia de Banca y Seguros, el diecisiete de julio de dos mil tres, se advierte que el actor, reiterando su pedido formulado el quince de noviembre de dos mil uno, solicitó en virtud de los documentos que anexa, se le registre como titular de la acreencia y, por tanto, en la lista de acreedores del Banco Nuevo Mundo, en el rango de prelación que indica el acápite B del artículo 117 de la Ley número 26702 -Ley General del Sistema Financiero del Sistema de Seguros; sostiene haber adquirido, con fecha dos de noviembre de dos mil, por intermedio del EFG Private Bank, parte del Pagaré Texto Estándar número uno/ noventa y ocho, emitido por el Banco Nuevo Mundo; refiere haberse enterado que se ha considerado su inversión en el rango de prelación del acápite D, aún cuando para efectos del pago, le corresponde el rango del acápite B del precitado artículo, concordante con las normas contenidas en los artículos 221, inciso 14 y 131 de la referida Ley; agrega que esos pagarés se encuentran dentro de los alcances de los artículos antes citados y permitieron al Banco Nuevo Mundo, en su oportunidad, mediante la intermediación financiera, captar fondos para posteriormente colocarlos en el Sistema o darles el uso que estimara conveniente.

TERCERO

- Que, de lo actuado en sede judicial, es de verse que don H.C.G., por escrito que corre de fojas cuarenta y siete a setenta, presentado el diez de diciembre de dos mil tres, ocurre ante la Sala Especializada de Lima, interponiendo demanda contencioso administrativa contra la precitada entidad, el Procurador Público encargado de la misma y el Banco Nuevo Mundo en calidad de litis consorte necesario, a fin que se declare la nulidad de la

Resolución

Administrativa número 1315-2003, dictada por la Superintendencia de Banca y Seguros, el diez de setiembre de dos mil tres, que desestimó su solicitud de rectificación del orden de prelación otorgado a la acreencia que tendría con el Banco Nuevo Mundo, hoy en Liquidación, consecuentemente, mantiene clasificada dicha acreencia perteneciente al EFG Private Bank, en el cuarto orden de prelación en el pago.

CUARTO

- Que, admitida la demanda por

Resolución

número uno, obrante de fojas setenta y uno a setentitres, su fecha cinco de enero de dos mil cuatro, el Procurador Público encargado de los asuntos judiciales de la Superintendencia de Banca y Seguros, contesta la misma por escrito que corre de fojas ochentiseis a ciento cuatro, presentado el tres de mayo de dos mil cuatro; haciendo lo propio la representante del Banco Nuevo Mundo en Liquidación, mediante escrito ingresado el tres de mayo de dos mil cuatro, obrante de fojas ciento seis a ciento doce.

QUINTO

- Que, la Primera Sala Especializada en lo Contencioso Administrativo de Lima, por

Resolución

número cinco, dictada el veinticinco de mayo de dos mil cuatro, corriente de fojas ciento diecinueve a ciento veintidós, declaró saneado el proceso; fijó como punto controvertido determinar si corresponde declarar la nulidad de la resolución impugnada; admitió los medios probatorios ofrecidos por las partes y dispuso el juzgamiento anticipado e integrando posteriormente la misma, por

Resolución

número once, su fecha catorce de febrero de dos mil cinco, obrante de fojas ciento ochentinueve a ciento noventa, admitió los medios probatorios ofrecidos por el litisconsorte Banco Nuevo Mundo.

SEXTO

- Que, habiéndose remitido lo autos al Ministerio Público, la F. Superior mediante Dictamen número ciento noventiseis ? dos mil seis, remitido el veintisiete de junio de dicho año, opinó porque se suspenda el proceso a fin de incorporar al EFG Private Bank como litis consorte necesario pasivo; disponiéndolo así la Sala, al amparo de lo dispuesto por el artículo 95 del Código Procesal Civil, según

Resolución

número veintiuno, corriente de fojas doscientos treinta y uno a doscientos treintidos, su fecha tres de julio de dos mil seis, argumentando que el resultado de la decisión a recaer en el proceso va a afectar a dicha entidad, ordenando a la parte demandante proporcione copia de la demanda y anexos, así como, el domicilio en el que se debe emplazar al litisconsorte.

SÉTIMO

- Que, el representante del EFG Private Bank, por escrito que obra de fojas doscientos setenta y cuatro a doscientos ochenta y cinco, ingresado el quince de noviembre de dos mil séis, subsanado según recurso presentado el ocho de mayo de dos mil siete, corriente de trescientos cincuenta y cinco a trescientos cincuentiseis, se apersona, contesta la demanda, solicita se declare fundada la misma y que se tenga presente que la compañía suiza conocida anteriormente como EFG Private Bank, ha cambiado su denominación social a EFG Bank, con vigencia a partir de diecisiete de enero de dos mil cinco; teniéndose por contestada la demanda y por ofrecidos los medios probatorios, según

Resolución

número treintitres, que corre a fojas trescientos setenta, dictada el diecisiete de julio de dos mil siete.

OCTAVO

- Que, asimismo, la Sala, por

Resolución

número treintiseis, obrante de fojas cuatrocientos veinticuatro a cuatrocientos veintiséis, expedida el veintiuno de enero de dos mil ocho, dejó sin efecto lo ordenado por

Resolución

número treinta y cinco y dispuso tener presente que el EFG Bank, antes EFG Private Bank, participa en el proceso en calidad de litisconsorte pasivo y completando la

Resolución

número cinco, de once de noviembre de dos mil cinco, admitió los medios probatorios documentales ofrecidos por esta parte en los puntos dos y del cuatro al doce del escrito corriente de fojas doscientos setenta y tres a doscientos ochenta y cinco, dispuso tener presente el Informe señalado en el punto uno y respecto al expediente administrativo ofrecido en el punto tres, declaró improcedente su admisión, argumentando que el mismo habría dado origen a una resolución administrativa que no fue expedida dentro del procedimiento administrativo que es materia de cuestionamiento en este proceso y atendiendo además a que dichos actuados administrativos serían referenciales.

NOVENO

- Que, la Fiscal Superior, mediante Dictamen número ciento dos- dos mil ocho, corriente de fojas cuatrocientos cuarentiseis a cuatrocientos cincuenta y cinco, remitido el primero de abril de dos mil ocho, opina porque se declare infundada la demanda; desestimándose la misma por la Sala Superior, según sentencia -

Resolución

número cuarenta y cuatro, su fecha doce de junio de dos mil ocho, corriente de fojas quinientos nueve a quinientos diecinueve.

DÉCIMO

Que, don H.C.G., por escrito obrante de fojas quinientos treinta y uno a quinientos cincuenta y uno del Cuaderno Principal, presentado el dieciocho de julio de dos mil ocho, apela de la precitada resolución; alega que la Sala ha incurrido en errores de derecho, al considerar: 1) debidamente sustentada la

Resolución

de la Superintendencia de Banca y Seguros; 2) no haberse acreditado que el EFG hiciera operaciones de acuerdo a las instrucciones que el recurrente entregó al Banco del Nuevo Mundo; 3) no calificar de ahorro la operación por la que el actor depositó dinero; 4) no encontrarse la

Resolución

Administrativa impugnada, en ninguna causal de nulidad prevista en la Ley número 27584; y como punto 5), afirma que la Sala incurre en infracción al debido proceso, pues la sentencia apelada adolece de adecuada motivación; indica, además, que las razones que el precitado órgano jurisdiccional invoca para sostener su argumento, se desarrollan a lo largo del extenso quinto considerando, aunque en realidad son casi una repetición de los argumentos señalados por la Superintendecia de Banca y Seguros al contestar la demanda, lo que de por si considera un error, porque la argumentación constituye el propio razonamiento del juzgador y no consiste en repetir los argumentos de una de las partes.

DÉCIMO PRIMERO

- Que, analizados los agravios esgrimidos por el recurrente, es del caso considerar los siguientes:

Respecto a que en la documentación preexistente a la intervención del Banco Nuevo Mundo, no figura registro que acredite que los Promissory Notes fueron adquiridos con el dinero del demandante, no considerándose, por tanto, que las operaciones corresponden al actor y no al EFG: sobre el particular, debe señalarse que el propio demandante afirma que las operaciones que alega haber realizado, no aparecen registradas en el Banco Nuevo Mundo, atribuyendo a la Superintendencia de Banca y Seguros el cargo de no haber efectuado ninguna investigación que permita determinar la verdad, imputándole haberse limitado a buscar en la documentación del mismo Banco, en la que evidentemente no se encontraría prueba de la irregularidad que denuncia; afirmación que estando a lo expuesto por el propio demandante, releva a la judicatura de mayor comentario, tanto más si en la resolución impugnada se ha dispuesto se realicen las investigaciones necesarias para individualizar a los ex funcionarios del Banco Nuevo Mundo en Liquidación, involucrados en las operaciones denunciadas y determinar su grado de responsabilidad, a efectos de iniciar las acciones legales que permitan imponer las sanciones que correspondan.

En cuanto a que no existe documentación preexistente a la intervención del Banco Nuevo Mundo que acredite que los Promissory Notes fueron adquiridos con su dinero, don H.H.C.G. presenta: 1) las Cartas obrantes de fojas treinta y cinco a treintiseis y de fojas treinta y siete a treinta y ocho: ?en la primera, se alude al establecimiento de líneas de crédito del EFG Private Bank a favor de los clientes que el Banco Nuevo Mundo refiere y en la segunda, al interés que muestra el EFG Private Bank en ofrecer el servicio de compra de deuda a los clientes del Banco Nuevo Mundo, precisándose en ambas que el cliente establecerá una cuenta con dicho Grupo, al que se remitirán los fondos para establecer el depósito fiduciario, correspondiendo al cliente completar y firmar la documentación sobre apertura de cuentas, según los juegos de documentación que se adjuntan, debiendo el cliente establecer dos cuentas, una con el EFG Capital Internacional en Miami que opera como un dealer/broker y otra con el Banco Matriz, el EFG Private Bank Sociedad Anónima de Ginebra, Suiza, en el que se haría la custodia física del pagaré emitido; debiendo al cliente enviar los fondos para cada operación al Swiss Bank Corporation, New York, a favor del EFG Private Bank Sociedad Anónima, Switzerland, vía Swift, por intermedio del Banco Nuevo Mundo?, es decir, a través de documentos que no contienen el nombre ni la firma de quien los remite ni la constancia de haber sido recibidos por el funcionario del Banco Nuevo Mundo a quien van dirigidos, así como tampoco el nombre de los clientes de este último que participarían o participaron en dichas operaciones, el demandante pretende acreditar que los llamados promissory notes fueron adquiridos con su dinero, lo cual no produce certeza sobre dicha afirmación, reiterándose que tanto la Superintendencia como el propio demandante coinciden en que dichas operaciones no aparecen registradas en el Banco Nuevo Mundo; 2) Valuación de la Cartera en Dólares número cinco ocho ocho uno cero seis ?uno, de C.G.H.H y/oC. en el EFG Private Bank de Ginebra, Suiza, al treinta de noviembre de dos mil (corriente de fojas treinta y nueve a cuarenta y uno, traducida de fojas doscientos noventa y uno a doscientos noventitres); sobre este documento debe señalarse que no causa convicción acerca de la autenticidad de su contenido, por tratarse de una trascripción, tanto más si no contiene la dirección del cuentacorrentista al que se dirige, no obstante indicar que su contenido está sujeto a la observación del mismo; 3) los documentos corrientes de fojas doscientos cincuenta y ocho a doscientos sesentiseis, presentados, en este caso por el EFG BANK, mediante los cuales el actor afirma que ordenó la compra de los Promissory Notes del Banco Nuevo Mundo, Lima, Perú y del Banco Nuevo Mundo, Lima, Perú / Nuevo Mundo Holding Sociedad Anónima, con cargo a la Cuenta número cinco ocho ocho uno cero seis; es del caso anotar que tampoco producen convicción acerca de la autenticidad de su contenido, por tratarse también de una trascripción, a lo que se añade que si bien aparece la firma de quien los remite, sin embargo, no se consigna el nombre ni el documento de identidad del mismo.

En relación a que resulta errado afirmar que al no haberse registrado al demandante en la contabilidad del Banco Nuevo Mundo, éste, no tiene el derecho que invoca, no pudiendo oponerse la contabilidad a terceros, tal como lo señala el artículo 48 del Código de Comercio: debe precisarse que el presente caso no versa sobre la exhibición de libro contable alguno, por ende, mal puede invocarse el precitado artículo, tanto más si de la propia lectura del mismo se advierte que dicha norma establece las reglas a aplicar para graduar la fuerza probatoria de los libros de los comerciantes, esto es, en los casos en los que se discutan las formalidades de los asientos de los libros, hecho que no es materia de discusión en el caso que nos ocupa.

En lo concerniente a la falta de adecuada motivación: corresponde señalar que no constituye falta de adecuada motivación el determinar la no probanza de la relación directa entre el Banco y los reclamantes, tanto más si quien aparece como acreedor registrado en la contabilidad de la entidad bancaria es un tercero; advirtiéndose, que el órgano jurisdiccional ha cumplido con la exigencia de la motivación de las resoluciones judiciales, al expresar, en los fundamentos de la resolución cuestionada, una suficiente ,justificación en mérito a lo actuado en el procedimiento administrativo seguido; y, en cuanto a que nunca se prestó suma de dinero alguna como capital de trabajo al Banco Nuevo Mundo, debe establecerse que en el denominado Standard Text número uno/ noventa y ocho, corriente de fojas trece a dieciséis, el Prestatario Banco Nuevo Mundo, declara, en el cuarto párrafo, que los fondos de dicho pagaré, sirven para fines de capital circulante, es decir, para capital de trabajo.

En lo atinente a que es cierto que el Banco Nuevo Mundo y el EFG suscribieron un acuerdo marco denominado Standard Text número uno / noventa y ocho, por el cual el primero podría obtener créditos para capital de trabajo por parte del segundo, pero lo que la Superintendencia no hizo y la Sala tampoco, fue notar que en dicho Estándar Text se señaló que en mérito del mismo se podrían comprar pagarés y documentos representativos de deuda: debe precisarse que si bien en el octavo párrafo del documento en mención, se indica que el mismo puede emplearse para transacciones específicas, mencionando sólo pagarés, también lo es que dicha facultad correspondería esgrimirla a quienes aparecen suscribiéndolo, siendo que del Pagaré de Texto Estándar número uno / noventa y ocho, corriente de fojas trece a fojas dieciséis, emitido en Lima, el diez de julio de mil novecientos noventa y ocho y aceptado en Ginebra, Suiza, el veintiuno de ese mismo mes y año, aparece como otorgante del préstamo el EFG Private Bank, comprometiéndose irrevocablemente el Prestatario, esto es, el Banco Nuevo Mundo, a pagar en la Oficina de dicha entidad sita en Ginebra, Suiza, el monto principal impago total e intereses correspondientes a todos los préstamos concedidos, con lo que se acredita, documentalmente, que quien otorgó el préstamo fue el EFG Private Bank, entidad que aparece como acreedora ante el Banco Nuevo Mundo y no el demandante; de otro lado, los Mensajes obrantes de fojas veinte a veintitrés, así como, de fojas veinticinco a veintiocho y de fojas treinta a treintitres, constituyen sólo transcripciones traducidas, las cuales, conforme lo señala la misma T., no deben interpretarse como reconocimiento de su autenticidad, debiendo anotarse también que en los mismos, no se consigna el destinatario.

Respecto a que resulta errado que los Promissory Notes no pueden ser considerados como pagarés, porque no cumplen con el requisito de ser registrados ante CONASEV, así como, que la Sala ni la Superintendencia toman en cuenta que el P. no se rige por la ley peruana, sino por la ley aplicable en el Estado de Nueva York: debe precisarse que no es materia de discusión en este proceso, el cumplimiento o no de los requisitos de validez del pagaré en mención, ni la ley aplicable a los mismos, tanto más si en el sétimo párrafo del Estándar Text se advierte que el Banco Nuevo Mundo y el EFG Private Bank, convinieron que dicho documento se regirá e interpretará de conformidad con las leyes del Estado de Nueva York, sometiéndose el primero de lo citados, esto es, el Prestatario Banco Nuevo Mundo, a la jurisdicción de las Cortes de Suiza, para efectos de cualquier acción o procedimiento legal que se derive del mismo.

En cuanto a que la Sala considera, haciendo suyo el argumento de la Superintendencia, que no existen documentos que prueben que las operaciones eran efectuadas por el EFG, siguiendo las instrucciones que el actor había dado al Banco Nuevo Mundo: sobre este punto, resulta menester reiterar que los documentos corrientes en copia simple de fojas doscientos cincuenta y ocho a doscientos sesentiseis, presentados por el EFG BANK, referentes a las compras de los Promissory Notes del Banco Nuevo Mundo Lima, Perú y del Banco Nuevo Mundo Lima, Perú /Nuevo Mundo Holding Sociedad Anónima, no producen convicción acerca de la autenticidad de su contenido, por tratarse de trascripciones en las que si bien aparece la firma de quien remite los mismos, sin embargo no se consigna el nombre ni el documento de identidad del remitente.

En lo concerniente a que la Sala considera que la operación por la cual depositó su dinero, no puede ser calificada de ahorro, alegando el demandante que por el contrario, sea cual sea la posición que se tome respecto a los Promissory Notes, los mismos implican documentos representativos de deuda del Banco Nuevo Mundo emitidos en las operaciones en las cuales se usó el dinero del demandante, razones por las que se le debe considerar no sólo acreedor de dicho Banco, sino ahorrista del mismo; debe reiterarse que de los documentos aportados, se desprende que el recurrente, en su calidad de cliente de los Bancos EFG Private Bank de Zurich y EFG Capital Internacional, subsidiario del EFG Private Bank de Suiza, estableció dos cuentas, la número cinco ocho ocho uno cero seis- uno con el primero de los citados y la número uno- uno cero cero- uno cero tres siete seis dos ?uno-USD con el segundo, apareciendo el EFG Private Bank y no el demandante, acorde a lo establecido en el Pagaré de Texto Estándar, como acreedor del Banco Nuevo Mundo, en su calidad de otorgante del préstamo, razones por las que, mal puede pretender que se le considere no sólo acreedor, sino además ahorrista del mismo.

En lo que respecta a que existe contradicción en el razonamiento de la Sala cuando en un considerando previo, haciendo suya la posición de la Superintendencia, señala que el actor no aparece en las operaciones y que el dinero corresponde al EFG, sin embargo reconoce que sí existieron operaciones en las cuales se usó su dinero aunque las mismas no califiquen como ahorro: corresponde anotar que analizado el Sexto

Considerando

de la sentencia, se determina que no se observa contradicción alguna, toda vez que lo consignado en éste, resulta la conclusión a la que arriba la Sala luego de examinar lo expuesto por las partes en el

Considerando

Quinto, en el que en su parte final, se señala ??considerando que se les habría inducido a llevar a cabo tales operaciones sin que previamente se les hiciera conocer los detalles de las mismas ??; y en el siguiente, esto es, en el Sexto

Considerando

expresa lo siguiente: ??operación en la cual participó el ahora demandante, motivado por funcionarios del Banco Nuevo Mundo??.

En cuanto a que no es cierto que la relación haya sido entre el demandante y el EFG, pues no depositó nunca su dinero en ese Banco, resultando grave que la Sala afirme que ha efectuado depósitos en dicho Banco, cuando en autos no existe ningún medio probatorio que permita sostener tal cosa: corresponde precisar que si bien es cierto el representante del EFG Prívate Bank, en su escrito de contestación afirma que su actuación fue como broker, sin embargo, los documentos que el propio actor anexa, señalan que recibió las valuaciones de las cuentas números cinco ocho ocho uno cero seis ?uno (fojas treinta y nueve a cuarenta y cuatro) y uno- uno cero cero- uno cero tres siete seis dos-uno -USD MOK (fojas cuarenta y cinco a fojas cuarentiseis), a cargo de los Bancos antes citados, siendo que es el EFG Private Bank y no el actor, el que aparece en el Pagaré Estándar, como otorgante del préstamo conferido al Banco Nuevo Mundo.

Respecto a la afirmación del demandante, en el sentido que un análisis correcto de las operaciones revela que se trata de ahorros, pues con su dinero y a su nombre se compraron pagarés emitidos por el Banco Nuevo Mundo, de modo que resulta aplicable el artículo 131 de la Ley número 26702, así como, que los Promissory Notes son pagarés e implican documentos representativos de deuda del Banco Nuevo Mundo: debe señalarse que el término ahorro, acorde a la definición que le da la precitada Ley, está constituido por el conjunto de las imposiciones de dinero, que bajo cualquier modalidad realizan las personas naturales y jurídicas del país o del exterior en las empresas del sistema financiero, incluyendo los depósitos y la adquisición de instrumentos representativos de deuda emitidos por tales empresas, estando tales imposiciones protegidas en la forma que señala dicha ley; es decir, el ahorro está constituido por la cantidad de dinero que se ingresa en la cuenta de un Banco o de una caja de ahorros, lo que conlleva a determinar que el ingreso de dinero que bajo cualquier modalidad se deposite o entre al Banco tiene tal calidad; no dándose, en el caso que nos ocupa, tal condición, pues el demandante no ha presentado documento que demuestre haber ingresado al Banco Nuevo Mundo, en calidad de depósito, suma de dinero alguna, tanto más si en el Pagaré de Texto Estándar que se anexa, no aparece el demandante como otorgante del préstamo, sino el EFG Private Bank, declarando el Banco Nuevo Mundo, en su calidad de prestatario, que los fondos de dicho pagaré, sirven para fines de capital circulante.

En cuanto a que la Sala considera que la resolución administrativa impugnada no se encuentra comprendida en ninguna causal de nulidad establecida en la Ley número 27444: resulta necesario indicar que no basta alegar la nulidad de un acto administrativo, pues conforme a lo prescrito por el artículo 162, numeral 162.1 de la Ley del Procedimiento Administrativo General, corresponde a los administrados, durante el procedimiento seguido, aportar pruebas mediante la presentación de documentos e informes, proponer pericias, testimonios, inspecciones y demás diligencias permitidas, o aducir alegaciones; restringiéndose la actividad probatoria a las actuaciones recogidas en el procedimiento administrativo, no pudiendo incorporarse al proceso la probanza de hechos nuevos o no alegados en etapa prejudicial, acorde a lo preceptuado por el artículo 27 de la Ley que regula el Proceso Contencioso Administrativo, vigente a la fecha de la interposición de la demanda.

En lo referente a que al no tomar en cuenta que son ahorros las operaciones descritas de acuerdo a lo establecido por el artículo 131 de la Ley número 26702, se ha infringido el artículo 87 de la Constitución, incurriéndose en la causal de nulidad prevista en el artículo 10, inciso 1° de la ley número 27584; debe precisarse que en el caso que nos ocupa, no obra documento que demuestre que el actor efectuó depósito de dinero en calidad de ahorro en el Banco Nuevo Mundo bajo cualquier modalidad, toda vez que de los documentos anexados, se advierte que fueron los Bancos EFG y Nuevo Mundo, los que convinieron el préstamo, otorgándose a través del mismo, líneas de crédito para capital de trabajo, no constituyendo, por tanto, el dinero entregado, recursos provenientes de la intermediación financiera captados en forma de depósitos u otras modalidades previstas en la Ley número 26702, para los efectos de ser considerados en el segundo orden (Prelación B), previsto en el artículo 117 de la acotada; consecuentemente, mal puede pretenderse la nulidad, alegando haberse infringido la norma prevista en el artículo 87 de la Constitución Política del Estado.

En cuanto a que la resolución administrativa impugnada incurre en contradicciones de argumentación y no contiene una adecuada motivación, por lo que dicha resolución no es válida, verificándose la nulidad contemplada en el artículo 10, literal b) de la Ley número 27584, así como, que ninguno de los argumentos de la resolución administrativa apelada es correcto, ocasionando la falta de adecuada motivación, la nulidad: corresponde señalar que no obstante que en los puntos d) e i) del presente considerando, se establece que no se advierte contradicción en la sentencia de la Sala ni la inadecuada motivación que se esgrime, resulta necesario anotar, a mayor abundamiento, que las causales de nulidad de los actos administrativos se encuentran previstas en el artículo 10 de la Ley del Procedimiento Administrativo General -Ley número 27444, concordante con los artículos 3, 4, 5, 6 y 14 de la acotada, siendo del caso precisar que si bien el inciso 2° del citado artículo 10 prescribe como causal de nulidad el defecto o la omisión de alguno de los requisitos de validez del acto, también lo es que dicho artículo también preceptúa como salvedad, la presentación de alguno de los supuestos de conservación del acto a que se refiere el artículo 14 de la Ley, el cual, en su numeral 14.1 establece que cuando el vicio del acto administrativo, por el incumplimiento a sus elementos de validez, no sea trascendente, prevalece la conservación del acto, procediéndose a su enmienda por la propia autoridad emisora y en el numeral 14.2 estipula que son actos administrativos afectados por vicios no trascendentes, entre otros, el acto cuyo contenido sea impreciso o incongruente con las cuestiones surgidas en la motivación (14.2.1) y el acto emitido con una motivación insuficiente o parcial (14.2.2); lo que no se da en el caso que nos ocupa.

En lo atinente a que la Sala Superior infringe el debido proceso, pues la sentencia apelada adolece de motivación, siendo de aplicación lo establecido por el artículo 122, inciso 3° del Código Procesal Civil, alegando que la Sala no hace ni siquiera mención a lo señalado por el EFG al contestar la demanda ni al texto de la resolución que adjunta, así como, tampoco se pronuncia analizando el por qué ante casos idénticos, la Superintendencia resuelve de manera diferente y en todo caso por qué lo resuelto en dicho caso no le resulta aplicable: Debe reiterarse que estando a lo prescrito por el artículo 27 de la Ley número 27584, vigente a la fecha de interposición de la demanda, en el proceso contencioso administrativo la actividad probatoria se restringe a las actuaciones recogidas en el procedimiento administrativo, no pudiendo incorporarse al proceso, la probanza de hechos nuevos o no alegados en etapa prejudicial y acorde a lo estatuido por el artículo 197 del Código Procesal Civil, aplicable de conformidad a lo establecido por la Primera Disposición Final de la Ley que regula el Proceso Contencioso Administrativo, todos los medios probatorios son valorados por el Juez en forma conjunta, utilizando su apreciación razonada, sin embargo, en la resolución sólo serán expresadas las valoraciones esenciales y determinantes que sustentan la decisión; debiendo agregarse que de lo expuesto en la resolución administrativa que se cita , se advierte que no es un caso igual al del demandante, toda vez que en dicho acto administrativo se consigna que ?el Banco Nuevo Mundo solicitó al Discount Bank Sociedad Anónima -DBSA, le otorgue un adeudado con fecha treinta de marzo de dos mil, indicando el número de la cuenta en la que debía abonarse; que el DBSA dio instrucciones al Banco Nuevo Mundo para la constitución de un depósito fiduciario, es decir, propuso una nueva operación al Banco Nuevo Mundo, al día siguiente de su solicitud de crédito, realizando el depósito; que las operaciones se encontraban registradas como adeudados, afirmando la reclamante haber efectuado un depósito fiduciario en el Banco Nuevo Mundo por intermedio del DBSA, así como, del estado de cuenta entregado se aprecian los depósitos que la recurrente efectuó, habiéndose constituido con dichos fondos un depósito fiduciario, calificando la Superintendencia los mismos como depósito a plazo, lo que constituye un tipo de recurso proveniente de la intermediación financiera captado a través de una modalidad prevista en la Ley General, correspondiéndole el orden de prelación B, en tanto a los adeudados a B. del exterior, le correspondería el último orden, esto, es el orden de prelación D?.

En efecto, en la

Resolución

materia de impugnación ante la Sala Superior , se consigna, luego de mencionar que ?mediante

Resolución

SBS número 885-2000, de cinco de diciembre de dos mil, dicha entidad dispuso la intervención del Banco Nuevo Mundo, procediendo, posteriormente, a evaluar la situación patrimonial de dicha empresa, sobre la base de la información contable que obraba en dicho Banco; que, a fin de poder determinar el total de obligaciones a cargo del Banco Nuevo Mundo, se requería depurar la relación de deudas a cargo de dicho Banco, para lo cual era necesario conciliar cifras; que, para tal fin, con fecha cinco de abril de dos mil uno, los representantes del Superintendente de Banca y Seguros en el Banco intervenido, remitieron oficios a diversos Bancos del exterior, con quienes el Banco intervenido mantendría obligaciones pendientes de pago, solicitándoles se sirvan confirman los saldos adeudados por dicho Banco, al treinta de marzo de dos mil uno, por concepto de líneas de crédito para capital de trabajo, según los reportes contables del propio Banco; que, mediante comunicación de fecha tres de mayo de dos mil uno, el EFG Private Bank , respondió el oficio remitido, mencionando que encontró algunas diferencias respecto a las fechas de realización y vencimiento de algunas operaciones, adjuntando la relación de ?Promissory Notes emitidos por el Banco Nuevo Mundo Perú - vencidos?, precisando tales datos; que, no haciendo mención alguna a la participación de la persona de H.C.G. ni de ninguna otra persona que tendría participación en dichas operaciones, resultando la respuesta del EFG Private Bank, en tal sentido, congruente con la información contable disponible en el Banco Nuevo Mundo en cuanto al titular de la acreencia, es decir, el propio EFG Private Bank, reforzando la apreciación que se trataba de obligaciones derivadas de líneas de crédito con dicho Banco; añadiendo que las características de la operación descrita por quienes han presentado reclamos, no aparecen en documentación alguna preexistente a la fecha de la intervención, lo que no permite inferir si realmente se trató de operaciones a cargo de los reclamantes y no del EFG Private Bank, como figura en la contabilidad del Banco Nuevo Mundo en Liquidación; agregando que más aún, de acuerdo a la información contable del Banco Nuevo Mundo, las obligaciones pendientes corresponderían a operaciones de crédito realizadas con los Bancos del exterior y no a operaciones de intermediación financiera como sostiene el recurrente y otras personas que han presentado reclamos; asimismo, no se han tenido a la vista documentos que acrediten que al momento de realizarse las operaciones, el EFG Capital International Co., haya invocado la representación de las personas que han presentado sus reclamos, lo cual resulta imprescindible para que los actos realizados bajo representación produzcan efectos directos de sus supuestos representados ??.

DÉCIMO SEGUNDO

- Que, de otra parte, el representante del EFG Bank, integrado al proceso como litisconsorte necesario pasivo, apela de la sentencia, según escrito obrante de fojas quinientos cincuenta y cinco a quinientos sesenta, presentado el dieciocho de julio de dos mil ocho; indica que la Sala ha cometido los siguientes errores, siendo la sentencia nula, por: 1) Carecer de adecuada motivación, siendo de aplicación la norma contenida en el artículo 122, inciso 3° del Código Procesal Civil; y 2) Considerar al EFG como titular de las acreencias registradas en el Banco Nuevo Mundo, las mismas que son reclamadas por el actor como suyas; afirma que nunca prestaron dinero al Banco Nuevo Mundo para capital de trabajo, habiéndose registrado las operaciones en las que participaron como préstamos de capital; sostiene que sólo se les consultó sobre los saldos correspondientes a las operaciones, pero no respecto a la titularidad de los créditos ni al tipo de operación efectuada, resultando imposible dar esa información sin un pedido expreso de la autoridad, acorde a la ley suiza que los rige; aseguran que su actuación fue sólo como brokers o intermediarios, pero con el dinero del demandante; arguyen que es falso que el dinero apareciera como crédito del EFG; alegan que la Sala no ha reparado en ninguno de los precitados argumentos y expresa que no ha valorado correctamente los medios probatorios adjuntados, llegando a la errada convicción que el titular del crédito es el EFG Private Bank y no el actor?.

DÉCIMO TERCERO

- Que, en cuanto a que la sentencia es nula por carecer de la adecuada motivación, debe precisarse que la recurrida contiene la exposición de los fundamentos de hecho y de derecho del caso, haciendo mención al escrito de contestación de la demanda formulado por la apelante, en la parte final de la página tres de la recurrida y si bien en la impugnada no se citan los argumentos esgrimidos en el escrito de contestación de esta parte, corriente de fojas doscientos setenta y cuatro a doscientos ochenta y cinco, debe tenerse presente que el precitado Banco ha sido incorporado al proceso como litis consorte pasivo, en el entendido que podría resultar afectado con la decisión dictada, por ende, mal puede alegar nulidad por no haberse mencionado los argumentos que expone en su contestación, tanto más si ésta contiene las mismas afirmaciones esgrimidas por la parte actora en su escrito de demanda; de otra parte, debe tenerse presente que la Sala ha emitido pronunciamiento respecto a quien es el acreedor del Banco Nuevo Mundo, en base a la documentación actuada; no correspondiendo arribar a conclusiones que no se ajustan al mérito de lo actuado, si es la propia entidad recurrente la que no incluyó al actor como acreedor del Banco Nuevo Mundo en la información que le solicitó la Superintendencia, justificando en su escrito de apelación que era imposible dar esa información, sin un pedido expreso de la autoridad, acorde a la ley suiza que los rige.

DÉCIMO

CUARTO

- Que, siendo esto así, examinada la resolución recurrida no se advierte error, toda vez que la misma ha sido debidamente sustentada, estando acreditado en autos que como titular de las líneas de crédito ante el Banco Nuevo Mundo, aparece registrado el EFG Private Bank y no el demandante, no habiéndose demostrado tampoco con medio alguno, las afirmaciones esgrimidas por éste, en el sentido de haber colocado sus ahorros en el Banco Nuevo Mundo, por lo que mal puede pretender que se ampare la demanda incoada y se le reconozca como acreedor del este último, determinando que dicha acreencia tenga el orden de prelación B; concluyéndose que la apelada no incurre en error al apoyarse en las argumentaciones de la Superintendencia, pues la resolución debe sustentarse en los hechos alegados por las partes, acorde a lo actuado y al derecho, no encontrándose la

Resolución

Administrativa impugnada en causal de nulidad prevista en la Ley número 27444.

DÉCIMO

QUINTO

- Que, por ende, constituyendo las alegaciones efectuadas por los apelantes, sólo medios de defensa que no desvirtúan los fundamentos de la decisión, tanto más si de la resolución administrativa que en copia se anexa, recaída en otro caso administrativo, se aprecia que éste no es similar al seguido a nivel administrativo por el actor, desprendiéndose que con tal afirmación se ha infringido el deber de las partes, abogados y apoderados, de proceder con veracidad, probidad, lealtad y buena fe en todos los actos e intervenciones dentro del proceso y no actuar temerariamente en el ejercicio de sus derechos procesales, acorde a lo preceptuado por el artículo 109, numerales 1° y del Código Procesal Civil.

DECISION

Por estos fundamentos: CONFIRMARON la sentencia apelada-

Resolución

número cuarenta y cuatro, corriente de fojas quinientos nueve a quinientos diecinueve del Cuaderno Principal, dictada por la Sala Transitoria Especializada en lo Contencioso Administrativo de la Corte Superior de Justicia de Lima, el doce de junio de dos mil ocho, que declara infundada la demanda obrante de fojas cuarenta y siete a setenta, interpuesta el diez de diciembre de dos mil tres, por don H.C.G., sobre nulidad de

Resolución

Administrativa número 1315-2003; RECOMENDARON a la parte demandante y al Litisconsorte necesario pasivo EFG Bank, así como, a los abogados de los mismos, cumplir con los deberes procesales que el Código de la materia contempla; en los seguidos por don H.H.C.G. con la Superintendencia de Banca y Seguros, el Banco Nuevo Mundo y el EFG BANK, sobre impugnación de resolución administrativa; y los devolvieron; interviniendo como ponente la señora J.S.V.S..

SS.

ALMENARA BRYSON

LEON RAMIREZ

VINATEA MEDINA

ALVAREZ LOPEZ

VALCARCEL SALDAÑA

sg

Resolución

SBS Nº 450-2003, dictada por la Superintendencia de Banca y Seguros, el 09 de abril de 2003, recaída en el Expediente Nº 14174-2008, organizado por doña V.V.R.V..

Resolución

SBS Nº 1315-2003, dictada por la Superintendencia de Banca y Seguros, el 10 de setiembre de 2003, en el Expediente organizado por don H.C.G..

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA CIVIL PERMANENTE

AP. NRO. 5097-2008.

LIMA

PAGE

PAGE 1