Ciudad escrita

RESUMEN

RINCÓN DEL AUTOR

 
EXTRACTO GRATUITO

Por Liuba Kogan. Jefa del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad del PacíficoLa ciudad la hacemos todos nosotros con nuestras acciones, desidia y creatividad, pues con ellas la intervenimos de diversos modos. Construimos áreas verdes o las devastamos, cercamos las calles o abrimos los espacios para el encuentro. Valoramos el arte callejero como los grafitis o murales, o la saturamos de avisos publicitarios. Construimos parques y la adornamos con juegos infantiles, o la atiborramos de cemento. La hacemos transitable, caótica, amigable o temible. Cada ciudad tiene su historia, su ritmo, sus colores y sus olores. Por tanto, llegar a una ciudad nueva implica enfrentarnos a lógicas desconocidas que comparten sus habitantes sin siquiera ser muy conscientes de ello. Cuando pisamos una ciudad nueva, repensamos la nuestra, pues aparecen por comparación nuestros logros y miserias.Una iniciativa que llamó mi atención es la que se desarrolla en la ciudad de Utrecht (Países Bajos), que consiste en intervenir los adoquines que cubren las calles de la ciudad con el fin de escribir un poema que puedan heredar las generaciones venideras.?Tienes que empezar en algún lugar para darle al pasado el sitio que le corresponde, el presente importa cada vez menos. Cuanto más te proyectas, es mejor. Continúa ahora, deja tus huellas?, dicen los primeros versos del poema interminable.Desde el 2012, todos los sábados, un albañil talla una letra de un poema que va siendo escrito ?por turnos? por un conjunto de poetas de la ciudad. Se trata de una obra colectiva, pues las letras son compradas por sus habitantes, quienes hacen posible que los poetas sigan creando versos.El utrechtense que compra una letra (uno...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS